La toxina botulínica conocida como "Botox" es uno de los pilares de la medicina estética, ampliamente utilizada y estudiada. Su uso recae en su acción paralizante de la musculatura sobretodo a nivel facial. 

Para conseguir buenos resultados y evitar "rostros lisos y artificiales" es inherente el conocimiento preciso de la anatomía facial y la dosificación exacta del producto según las zonas a tratar. 

- Corrección de arrugas de expresión facial (patas de gallo, entrecejo, arrugas frontales).

- Elevación de ceja.

- Sonrisa gingival.

- Hiperhidrosis axilar.

quironsalud